Primera participación de nuestra empresa COLOMBIA SOLAR en febrero del 2018, exponiendo los obstáculos y barreras que nos encontramos después de 4 años de la creación de la LEY 1715.

Primer tema tratado fue la homologación y regulación de contadores bidireccionales para el caso de los autoconsumos, ya que sin ello, los primeros perjudicados son los mismos clientes, en cobrarles energía que no habrían gastado de la red por usar paneles solares.

Segundo tema fue el gran obstáculo que aún existe: la obligación de conectar a una subestación eléctrica.  Esta barrera es la que impide la construcción de más proyectos solares en nuestro país.  Solamente son aptos los terrenos cercanos a menos de 5 km’s de una subestación y que ésta tenga la capacidad de evacuación de la potencia de la planta.

La Guajira y toda la costa es una zona de excelente radiación solar, pero ante este obstáculo no permite la creación de parques solares con menor potencia ayudando lo que nombramos la generación distribuida.  De esta manera terrenos desérticos totalmente planos, pasando la línea por el mismo terreno o colindante a él, no sirven de nada ya que la subestación al estar a más de 15 km’s hace inviable el proyecto.

¿De que sirve hacer una línea a 15 km’s para que dicha energía vuelva a pasar por el mismo terreno por la red…?  Exponemos como en los otros países usan estas conexiones a la red y los beneficios que conlleva

VENTAJAS Y MEJORÍAS EN LA RED POR CONEXIONES DE  PARQUES SOLARES FUERA DE LAS SUBESTACIONES (EN LAS REDES)

(EN EL RESTO DEL MUNDO ESTÁN CONECTADAS A LAS REDES PRINCIPALES)

 Aumento de la confiabilidad en el suministro de energía eléctrica, ya que se reducen las probabilidades de fallos por caídas de las líneas de alta tensión al disminuir su porcentaje de uso. (durante el día, por la noche no)

Puede reducir las pérdidas de energía eléctrica tanto en las redes de distribución como de transporte. La adecuada ubicación de estos sistemas reduce el flujo de potencia que conlleva la disminución de las pérdidas energéticas y la mejora del perfil de tensiones. La reducción de las pérdidas en el transporte y distribución de energía eléctrica aumenta la capacidad de distribución de la red eléctrica.

Disminución de los costes de operación y mantenimiento, aumentando la vida útil de los transformadores y de los equipos del sistema de transporte y distribución.